VALENTINA TERESHKOVA (1937)

Ilustradora: Isabel Ruiz Ruiz

“»Posiblemente ustedes no pueden imaginar lo hermoso que es. Cualquiera que vea la Tierra desde el espacio exterior, no puede dejar de ser asaltado por una sensación de reverencia y amor por este planeta que es nuestro hogar”

Ingeniera y cosmonauta soviética, primera mujer en la historia en viajar al espacio.

Nació en Maslennikovo, pequeño pueblo de la actual Rusia, en una familia campesina con pocos recursos. Cuando acabó el colegio tuvo que comenzar a trabajar en una fábrica textil mientras estudiaba secundaria por las noches. Desde muy joven le interesó y practicó el paracaidismo, deporte en el que obtuvo el título de instructora. Un comité que recorría clubes de paracaidismo en busca de reclutas a los que instruir para vuelos espaciales, la seleccionó en 1961. La búsqueda entre los paracaidistas se debía a que las naves Vostok, en las que tenían que viajar al espacio, no tenían dispositivo de aterrizaje y la última parte del descenso debía hacerse en paracaídas.

De entre cuatrocientas mujeres, sólo cinco serían preparadas para cosmonautas y solo una viajaría al espacio. Valentina fue la elegida.

Los soviéticos querían estudiar cómo reaccionaba el cuerpo femenino en el espacio, estudiar si contaba con la misma resistencia física y mental que el hombre. Valentina se entrenó para aumentar la resistencia del organismo al vuelo espacial. Los entrenamientos fueron muy duros, incluían la cámara térmica, donde debían permanecer a setenta grados de temperatura y un treinta por ciento de humedad; y la cámara de privación sensorial, donde debían permanecer diez días sin contacto con el mundo exterior. Se entrenó en ingravidez y se preparó para el aterrizaje en tierra y mar. También tuvo que formarse a nivel teórico en matemáticas, meteorología, astronomía, física, computación y navegación espacial.

 El 16 de junio de 1963, con veintiséis años, se convirtió en la primera mujer en viajar al espacio. Su nombre en clave durante la misión fue Chaika, gaviota en ruso. Orbitó cuarenta y ocho veces la tierra en un viaje espacial que duró setenta horas y cincuenta minutos. Para su descenso tuvo que lanzarse en paracaídas desde más de seis mil metros de altura, tomó tierra en Karaganda, Kazajstán.

Debido a la guerra fría su hazaña no fue muy publicitada por considerarse acto propagandístico soviético.

Tras la misión espacial, estudió en la Academia de la Fuerza Aérea de Zhukovski donde se graduó como ingeniera espacial para, con posterioridad, doctorarse en ingeniería. En 1997 se retiró de la fuerza aérea y del cuerpo de cosmonautas.

Se interesó por la política. Fue nombrada jefe del comité de mujeres soviéticas y diputada del Soviet Supremo. Formó parte del Presidium del Soviet Supremo y perteneció al Comité Central del Partido Comunista. Recibió el premio Simba por su labor de promoción de la mujer.

Tereshkova fue nombrada Héroe de la Unión Soviética, y distinguida con la Orden de Lenin.