FRIDA KAHLO (1907-1954)

Ilustración Isabel Ruiz Ruiz

Pies, para qué los quiero si tengo alas para volar”

Frida Kahlo fue una pintora y poeta mexicana cuya existencia estuvo marcada por el sufrimiento físico y sentimental.

Con seis años sufrió polio, lo que le produjo que una de sus piernas fuera más corta que la otra y varias secuelas que marcaron su infancia.

Decidió estudiar medicina e ingresó en la Escuela Nacional Preparatoria de Ciudad de México en la primera promoción que admitía mujeres.

A los dieciocho años tuvo un accidente en el que fue arrollada por un autobús, algo que marcó su vida y la obligó a convivir con el dolor. Como consecuencia del mismo, tuvo que permanecer en cama durante meses inmovilizada con un corsé. En este estado, Frida comenzó a pintar.

Sus padres mandaron construir un caballete especial para que pudiera hacerlo tumbada, también instalaron un espejo sobre su cama. Fue en esta época cuando pintó su primer autorretrato.

Se casó con Diego Rivera, célebre muralista mexicano. Él fue el principal admirador de su pintura y quien la animó a que vistiera con trajes típicos mexicanos lo que contribuyó a crear la imagen que hoy conocemos de Frida. Su complicada relación inspiraría parte de su obra.

En su pintura mezcló elementos simbólicos con elementos del arte popular mexicano creando un estilo único, auténtico, original. Incorporó a sus cuadros emociones, sentimientos, su mundo interior: pintó su realidad. Arte y vida se mezclan en su obra, su pintura es su biografía.

A penas hace unos meses, en junio de 2019, se descubrió casi por casualidad un audio donde se puede escuchar la que se cree es la voz de Frida. Esto causó una gran emoción a nivel mexicano, pues Frida es una de las grandes figuras de su país.