AMELIA EARHART (1897-1937)

Ilustradora: Isabel Ruiz Ruiz

“Quiero que sepas que soy muy consciente de los riesgos… Lo hago porque lo quiero hacer. Las mujeres deben hacer las cosas igual que los hombres las han hecho siempre. Y cuando fallan, su fracaso no debe ser sino un reto para otros”

Aviadora estadounidense, célebre por sus marcas de vuelo. Desde pequeña tuvo una personalidad inquieta y atrevida. De niña coleccionaba recortes de mujeres famosas que sobresalían en actividades que, en la época, se consideraban propias de hombres.

Durante la Primera Guerra Mundial fue voluntaria en labores de enfermería en Toronto. Allí atendió a pilotos heridos y tuvo la ocasión de visitar un campo del Cuerpo Aéreo Real en el que por primera vez se sintió atraída por la aviación.

En 1920 asistió a un espectáculo aéreo en Long Beach y consiguió que la llevaran a bordo de un biplano que voló durante diez minutos sobre Los Ángeles. Desde que despegó supo que volar era su destino.

Las primeras clases de aviación se las dio otra mujer piloto, Neta Snook. En 1923 obtuvo su licencia. Fue la primera mujer en realizar, en solitario, la travesía del Atlántico y, también, el primer piloto en completar con éxito la travesía del Pacífico entre las aguas de Honolulú y Oakland.

Fue galardonada por el Congreso de Estados Unidos con la Cruz Distinguida de Vuelo, la primera otorgada a una mujer

Intentó el primer viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea del Ecuador. Su avión desapareció en medio de un temporal cuando llevaba recorridos más de las dos terceras partes del trayecto. Su desaparición sigue siendo un misterio hoy en día.